Una semana más queremos acercar aquellos términos que utilizamos en Marketing y con los que nuestros clientes no están familiarizados. Hoy hablamos de “Branding”. ¿Qué es y para qué sirve?

 

Branding. Definición.

El Branding es el proceso de hacer y crear una marca. Viene del inglés “brand equity” y forma parte del fundamento del Marketing. El branding está formado por un conjunto de atributos ligados entre sí por medio de un nombre y/o símbolo, el cual obtiene un valor en el pensamiento de la audiencia y de la propia empresa.

El Branding de una empresa incluye los valores de la marca, sus propósitos y su posicionamiento en la sociedad. Estos aspectos se forjan día a día y nos ayudan a crear vínculos emocionales con los consumidores con los que podremos influir en sus decisiones de compra. Por este motivo podemos decir que trabajar correctamente el branding nos va a permitir realizar una gestión eficiente de nuestra marca. El branding es algo que se debe planificar, estructurar, gestionar y promover. 

Todas las marcas adquieren un valor psicológico y social del cual no pueden olvidarse.

Las marcas utilizan aspectos emocionales y funcionales tanto en el plano material como inmaterial que serán decisivos y fundamentales en el pensamiento de la audiencia a la hora de recordar una determinada marca y el contexto de la misma.

 

Elementos del Branding.

El Branding está conformado por cinco elementos:

  1. Naming: creación de un nombre.
  2. Identidad corporativa.
  3. Posicionamiento.
  4. Lealtad de marca, desarrollo de marcas.
  5. Arquitectura de marca.

Por lo general, el término Branding es la suma del total del valor de una empresa, desde los activos y pasivos hasta los materiales e inmateriales, incluyendo los servicios, los productos, los trabajadores, la publicidad, el contexto, etc.

 

Cómo se construye una marca

 

Para las empresas es cada vez más difícil diferenciarse ya que la calidad y los costes de los productos son muy parecidos. Es por esto que la clave está en el Branding, en el poder de la marca como elemento diferenciador, y se hace cada vez más hincapié en los elementos inmateriales para desmarcarse (valor, credibilidad, compromiso social…).

 

Branding Emocional.

El Branding Emocional es considerado como el factor decisivo a la hora de hacer partícipes a las marcas de nuestra vida. El ser humano compra productos y servicios que cubran sus necesidades pero cada vez más compra las “experiencias de la vida” que llevan consigo estos productos. Estas emociones son las que establecen las conexiones duraderas con los consumidores.

En último lugar, subrayamos que la Marca se termina de configurar en la percepción que nuestra audiencia tiene de ella. Hay una frase de Joan Costa (sociólogo y diseñador) que lo define muy bien: “La marca es lo que queda en la memoria cuando todo ha sido dicho, hecho y consumido”. El valor de marca final reside en la promesa del servicio o producto que será entregado, ya que de la experiencia final del cliente dependerá que la marca sea recordada como algo positivo o negativo y de ahí el valor de volver a comprar o recomendar nuestro producto o servicio.

<< Desgranando el Branding Emocional. Satisfaciendo las expectativas de los consumidores >> 

 

Conclusiones.

Branding y Marketing van de la mano y juntos son la esencia del concepto de “marca”. Invertir nuestros mayores esfuerzos en el valor psicológico y social de nuestra empresa hace que nuestro mayor activo sea nuestra imagen de marca, aquello que nos hace especiales y diferencia de la competencia.

El refuerzo significativo de nuestra marca prolongado a lo largo del tiempo hará más eficientes nuestras campañas de Marketing y se traducirá en la rentabilidad deseada a medio o largo plazo para la empresa.

Si quieres profundizar más en el tema, te invitamos a leer << El Debranding. La nueva estrategia visual de las marcas >>

Pin It on Pinterest

Share This